LA CORTEZA DEL QUESO: ¿SE PUEDE COMER?

¿La como o no la como? La corteza de los quesos es esa parte que nunca estamos seguros si comer o no. Es una de las preguntas que nos hacemos desde el origen de los tiempos. Su respuesta puede ser muy variada, dependiendo del queso. Te lo explicamos a continuación: 

Sí, la corteza del queso es una parte comestible. Pero nosotros recomendamos solo consumir la de los quesos de origen artesanal. ¿Por qué? tiene múltiples posibilidades gastronómicas que no debes desaprovechar y que debes emplear en tu cocina. Se pueden utilizar para hacer salsas y algunos tipos de caldos, a los que dan un particular sabor salado. Por el contrario, las cortezas artificiales no suelen ser comestibles. Suelen añadirse una vez elaborado el queso y están hechas de cera, parafina e incluso pintura. Sin embargo, tranquilo, no son tóxicas si las ingieres por error. 

¿Cómo distinguir las cortezas de quesos artesanales de las cortezas artificiales? No son naturales, por ejemplo, las cortezas de color negro, o las que son muy blancas y brillantes. También es muy característica de las cortezas artificiales la cera roja o amarilla que envuelve los llamados "quesos bola". Las naturales tienen tonos menos limpios, más marronosos o amarillentos, y tampoco suelen tener brillo. 

¿Y qué pasa cuando tienen moho? ¡Cómetela!. Aporta sabor al queso y los elementos que lo componen son muy beneficiosos para la salud. 

Si no te gusta comer directamente la corteza del queso aprovéchala para usarla en tu cocina, se pueden hacer platos, ¡incluso una buena salsa de queso!